Y mientras tanto, en Brasil…

Este mototaxi se lo piensa dos veces antes de llevar atrás a nuestro emocionado amigo.