Cada mañana se repite un adorable ritual

Max, un vecino de 84 años, se asoma a la ventana y regala golosinas a los dos perros de su vecina Isabel, que esperan pacientemente cada día desde el balcón el ansiado momento.