“Cariño, ya estoy en casa”

Debería estar contento de que su esposa lo reciba en la puerta y le de un beso en la cabeza.