Cuando no hay ningún cuenco limpio y tu hermano se presta gentilmente

Espera al final…

Moraleja: no te fíes nunca de tu hermano mayor.