Cuando tu amigo es el mismísimo AQUAMAN