Cuando tu psicólogo te aconseja que te dediques a la música