Déjame ver ese dedo…