El baño del diario Äripäev, en Estonia

Lluvia de meteoritos a diario.

Personalmente, el cielo lo hubiese pintado en negro (con estrellitas), y la única ‘cagada’: ese suelo con la huella tan grande. Por lo demás, genial.