El freno de mano, ese gran desconocido por los conductores americanos