En Japón saben cómo vender patatas fritas