Es que una cosa es acariciar y otra es sacar a Misifú de sus casillas