Esa camiseta debe ser su último recurso para acabar con su virginidad