¿Hay hambre?

Qué barbaridad…