La desesperación de no poder esperar ni un segundo más

Firuláis se estaba kgando fijo.