La pestaña que se te mete en el ojo

Pues la verdad, nunca lo había pensado…