La seguridad brillaba por su ausencia