Lo que más me sorprende es que el niño no sea oriental