Los gatos también tienen esa sensación de que ‘el cerebro se congela’ al comer helado