¡Magia!

La reacción de la abuelita no tiene desperdicio.