Maldita sea, ¿qué harías tú?