Mientras tanto, en el gimnasio…

“Un disco de 20 kilos casi acaba conmigo”. Ciertamente, tuvo suerte.