Mientras tanto, en el parking…

Subirse al capó de un coche ajeno es invocar al Karma.