Mientras tanto, en la tienda de disfraces…

Pues no le queda nada mal.