Mientras tanto, en un puesto de helados de esos que te trolean…

A este pequeñajo se le agotó la paciencia.