Mientras tanto, en Vietnam…

Las puertas de cristal, ese invento del demonio.