Nadie le habría creído si no hubiera sido grabado