¿Pero qué demonios…?

Habría que preguntarle a Firuláis cómo piensa frenar.