Que nunca quede en el olvido la banda de paquistaníes que se hacían pasar por policías

Y Pedro Piqueras partiéndose el ojete en directo.