Quizás lo más decepcionante de todo aquello del efecto 2000 fue que realmente no pasó nada