Reflejos sobrehumanos

El piloto de Fórmula 2, Ritomo Miyata, frenó repentinamente en una curva de un túnel durante la clasificación para el Gran Premio de Mónaco. En ese momento, Isak Hajar conducía detrás a gran velocidad y, gracias a sus superreflejos, evitó un desastre.