Si cierras los ojos creerás que canta el mismísimo Freddie Mercury