“Si puedo con un papelera, puedo con una voluntaria”