Una pistoIa con una pantalla que muestra si hay un cartucho en la recámara y cuántos quedan en el cargador

La línea entre realidad y videojuego, cada vez más fina.