Y así es como aprendí a perrear