Y hoy en extraños talentos: La doble papada

No es un superpoder, pero hay que poder.