“Yo soy hiperlaxo”

Lo celebro, pero fijémonos en el amigo de la pelota.