Cuando te entierran sin revisarte los bolsillos